China se burla de la ‘hipocresía’ de EEUU en solo tres palabras

Un tuit de solo tres palabras.

La sencilla expresión compartida por Hua Chunying, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del Partido Comunista de China, es lo suficientemente escueta y audaz como para constituir otro ataque mordaz contra el gobierno de Estados Unidos.

En un episodio más del rápido deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China a base de prolongadas y desagradables idas y venidas, la potencia asiática apuntó a la “hipocresía” que percibe por parte de Estados Unidos en relación con la decisión de Pekín de implementar controvertidas leyes de seguridad nacional en Hong Kong.

El tuit imita la desesperada súplica de un hombre negro asesinado por un policía blanco en Minneapolis. Tras varios casos impresionantes en el pasado, las tres palabras ‒”No puedo respirar”‒ se han convertido en un eslogan no deseado por aquellas personas que luchan contra el racismo institucional de la policía hacia la población negra.

 

El desaire de Hua Chunying descalifica a la élite política de Estados Unidos en un momento en el que la mayoría de los estados del país intentan sofocar las violentas protestas desencadenadas por el asesinato de George Floyd, al mismo tiempo que intentan contener la pandemia de coronavirus.

Hua Chunying 华春莹@SpokespersonCHN

“I can’t breathe.”

Ver imagen en Twitter

“No puedo respirar”.

El tuit de Hua fue compartido junto a una captura de pantalla de otra publicación de la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Morgan Ortagus, en la que criticaba al gobierno chino por su política en Hong Kong.

“Las personas de todo el mundo que amen la libertad deben respetar el estado de derecho y rendir cuentas al Partido Comunista de China que ha incumplido de forma flagrante las promesas hechas al pueblo de Hong Kong”, escribió Ortagus en su mensaje anterior.

En otro tuit, Hua compartió un fragmento del canal RT financiando por Rusia en Estados Unidos en el que se criticaba a Washington por su apoyo a los manifestantes de Hong Kong, mientras califica a los manifestantes de Estados Unidos como “matones”.

El viernes, Donald Trump tuiteó que las autoridades dispararían contra los saqueadores en todo Estados Unidos en medio de las protestas.

“Estos MATONES están deshonrando la memoria de George Floyd, y no dejaré que eso ocurra”, dijo.

“Cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiros”.

Diao Daming, profesor asociado en la Universidad Renmin en Pekín, le dijo al medio estatal chino The Global Times que las manifestaciones en Estados Unidos hacen que dicho país “no esté calificado para criticar a otros países sobre cuestiones de derechos humanos”.

“Sus interferencias siempre empeoran la paz y la estabilidad de la región. En lo referido a su propio país, están demostrando su hipocresía”.

Las declaraciones de Diao se produjeron en medio de un ataque orquestado por el medio estatal chino contra el gobierno de Estados Unidos.

A Pekín le enfurecen las críticas procedentes de las grandes capitales occidentales, especialmente Washington, por su manejo de las protestas a favor de la democracia que sacudieron Hong Kong el año pasado.

El medio controlado por el estado chino hizo circular videoclips que sugerían que la policía de Hong Kong estuvo “contenida” en comparación a las acciones vistas en Estados Unidos.

El medio estatal comenzó a usar el hashtag “La contención de la policía de Hong Kong” en la plataforma Weibo, el equivalente chino del Twitter occidental.

Un vídeo publicado por People’s Daily el domingo comparaba la reciente detención del corresponsal de la CNN Omar Jiménez que tuvo lugar frente a las cámaras mientras cubría los disturbios en la ciudad estadounidense de Minneapolis el viernes pasado, con escenas del año pasado en las que la policía de Hong Kong parecía alejarse de los trabajadores de los medios de comunicación.

La leyenda que acompañaba al video decía que “los periodistas usaban sus identificativos profesionales para obstruir el cumplimiento de la ley”.

Demonstrators protest the death of George Floyd, Sunday, May 31, 2020, near the White House in Washington. Floyd died after being restrained by Minneapolis police officers. (AP Photo/Evan Vucci)
China ha lanzado un ataque contra Estados Unidos por su ‘hipocresía’ en la forma de actuar frente a los manifestantes (Fuente: AP).

La policía de Hong Kong ha sido acusada reiteradamente por organizaciones de derechos humanos de usar una fuerza excesiva durante las protestas del año pasado a favor de un modelo de democracia occidental.

El siempre franco y polémico Hu Xijin, jefe de redacción del Global Times, se sumó al ataque el domingo.

“La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, en una ocasión, calificó las violentas protestas en Hong Kong como ‘un hermoso espectáculo para la vista’ (…) Los políticos estadounidenses ahora pueden disfrutar de estas vistas desde sus propias ventanas”, dijo.

Fue “como si los alborotadores radicales en Hong Kong de alguna manera se colaran en Estados Unidos y crearan un desastre como el que crearon el año pasado”, añadió.

China ha insistido en que las “fuerzas extranjeras” tienen la culpa de la agitación en Hong Kong, donde ha habido millones de manifestantes que marcharon en favor de la democracia ‒descritos por Pekín como alborotadores‒ enfrentándose a menudo con la policía.

China Daily@ChinaDaily

Cutting the lifeline

Ver imagen en Twitter

Cortándote el hilo que te ata a la vida #ChinaDailyCartoon #COVID_19 #WHO

Pekín desató la indignación y la preocupación a principios de este mes con un plan para imponer una ley sobre que según ellos era necesario para proteger la seguridad nacional y frenar el “terrorismo”, pero fue condenado por activistas en favor de la democracia y por las naciones occidentales como otro intento de socavar las libertades exclusivas de la ciudad.

Tras el anuncio del presidente Donald Trump de que despojaría a Hong Kong de sus privilegios especiales, el domingo, China Daily hizo un comentario en el que decía que los políticos de Estados Unidos soñaban con “victimizar” a China.

“Mejor renunciar a ese sueño y volver a la realidad”, dijo.

“La violencia se está propagando por todo Estados Unidos… los políticos estadounidenses deberían hacer su trabajo y resolver los problemas en Estados Unidos, en lugar de intentar crear nuevos problemas y conflictos en otros países”.

Las idas y venidas con Hong Kong han exacerbado las tensiones entres Estados Unidos y China, que ya estaban álgidas debido a una serie de problemas, incluido el comercio y la pandemia de coronavirus, sobre los cuales Trump acusó a Pekín de falta de transparencia.