Sponsored
Gamedios Int
by on June 2, 2020
26 views

Revista ¡HOLA!© 

 

El pasado 29 de mayo, el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA (SDO), detectó la llamarada más fuerte del sol, desde octubre del 2017. Las manchas en la superficie del sol podrían significar que nuestra estrella ha despertado de un largo sueño y podría estar entrando en un nuevo siclo solar. Es decir, una llamarada solar es una explosión de radiación proveniente de las manchas solares, parches relativamente fríos en la superficie del sol, actividad que ha reflejado un gran aumento este fin de semana, según comentó la NASA.

llamarada© Proporcionado por ¡Hola! llamarada

 

Muchos se preguntan si dichas actividades solares representan algún peligro para nuestro mundo, sin embargo, la NASA ha señalado que dicha erupción no representa peligro alguno a la Tierra, debido a que no están dirigidas a nuestro planeta. No obstante, dicho cambio bien podría significar que la estrella se encuentra en una de sus fases más activas durante su ciclo de 11 años. Durante este ciclo, la actividad del sol se eleva y cae, las manchas solares también aumentan y disminuyen en números, algo que se puede saber con exactitud gracias a su actividad rastreada por la NASA y otras agencias.

“Las manchas solares pueden ser presagios del aumento del Ciclo Solar del sol. No se sabe si son solo un cambio temporal o un cambio a una nueva fase más activa durante unos meses”, ha dicho la NASA sobre los nuevos cambios de nuestra estrella. Ante este anuncio, una agencia espacial escribió en su sitio web: “Se necesitan al menos seis meses de observaciones y conteos de manchas solares después de un mínimo para saber cuando ocurrió. Puesto que, debido a que un mínimo se define por el número más bajo de manchas solares en un ciclo, los científicos necesitan ver el aumento constante de los números antes de poder determinar exactamente cuándo estaban en el fondo”, explicó la agencia espacial.

Si el número de manchas solares aumenta o disminuye en un mes, eso no significa que cambiará su curso el siguiente. Por esta razón, los científicos necesitan datos a largo plazo para construir una imagen de las tendencias que el sol está atravesando, y así, poder definir si está entrando en su próximo ciclo. Las erupciones que la estrella presentó el pasado 29 de mayo, se clasifican como erupciones de clase M. Todas estas erupciones reciben una clasificación dependiendo cuán poderosa sea la radiación que emite y que llega a la Tierra, es decir, existen de tipo A, B, C, M o X.​

Se el primero a quien le gusta esto