Tristán de Acuña, la isla más remota del mundo

Tiene pocos habitantes por lo que no se justifica el gasto de hacer un aeropuerto. Las líneas de tráfico marítimo se han ido quitando, especialmente para trafico combinado de mercancías y pasajeros.

Tristán de Acuña 

El acceso a la isla principal es tremendamente complicado, debido a su lejanía y a que está rodeada por acantilados de más de 600 metros de altitud. Tristán de Acuña es el lugar habitado más remoto (es decir, más alejado de cualquier otro lugar habitado) de la Tierra; la isla tiene una población de menos de 270 personas y como tal está inscrito en el libro Guinness de los Récords.

Vista satelital de la isla principal, Tristán de Acuña.

Si vas en barco esta es la pinta que tiene la isla,

Hay otras islas del planeta que se han quedado en la misma situación. Tal sería la isla Pitcairn en el Pacífico y otras. Descendientes de los amotinados de The Bounty un famoso barco inglés cuya tripulación se amotinó. Se han hecho un par de películas sobre ese motín de la marina inglesa.

Casa de la congregación adventista. Me parece que las comunicaciones de esta isla se deben un tanto a esta congregación que paga los gastos de que un barco se detiene una hora ante la isla para dejar el gasoil y otros regalos de la civilización.

Estos son los habitantes de la isla. Están esperando un bote que viene del correo entre San Francisco y Nueva Zelanda.

Este bote les trae algo de correo, unas pelis viejas para entretener a la gente, y unos barriles de gasoil para hacer funcionar el generador un par de horas antes de oscurecer. Muchos de los descendientes de estos amotinados han emigrado a Nueva Zelanda o a Australia. Las gentes van viendo esas pelis viejas y para cuando se hartan de ver lo mismo, ponen las películas al revés y eso resulta divertido, sobre todo para los niños.

La terrible historia de la Isla Pitcairn

La Isla Pitcairn es destacable por dos razones: por su lejanía y por una historia tan extraña que hasta hace muy poco se consideraba una leyenda y no una realidad. Sin embargo, los sucesos que tuvieron lugar en esta remota y diminuta isla del Pacífico son reales y espantosos. Tras el famoso motín del HMS Bounty el 28 de abril de 1789, el grupo amotinado de marineros colonizó la isla junto a un grupo de polinesios. La isla también fue conocida gracias a William Golding y su novela de 1954 “El señor de las moscas”, en la que un grupo de jóvenes naufraga en una isla deshabitada para hundirse en el salvajismo y la decadencia.

Es conocida por ser el hogar de los descendientes de los amotinados del barco Bounty y de los tahitianos que los acompañaron. Con solo 56 habitantes de nueve familias, es también famosa por ser el país menos poblado del mundo, aunque no es una nación soberana.

Your email address will not be published.